Atletas de alto rendimiento: imparables

Historias de éxito en el Congreso Internacional del Deporte

Los atletas de alto rendimiento son imparables, disciplinados, arriesgados. Conocen la derrota, la crítica, la adversidad, pero no los límites ni las distancias que les impidan alcanzar la meta. Son ídolos para las nuevas generaciones y serlo implica sacrificios.

Sus logros conmueven sociedades lo mismo que fortalecen su entorno familiar y a su comunidad.

Así se describieron los deportistas que formaron parte del Panel Deportistas de Alto Rendimiento, en el marco del Foro del Congreso Internacional del Deporte de CODE Guanajuato. Un debate interesante donde expusieron los retos diarios que implica dedicar la vida al deporte.

Ataviada con la vestimenta tradicional de su comunidad en la sierra Taraumara, la ultramaratonista Lorena Ramírez Hernández, acompañada de su hermano Mario que participó como intérprete, hablo sobre el entrenamiento que llevó en su vida cotidiana y que sin buscarlo en un principio, la llevó a ser una atleta admirada en el mundo.

“Lorena caminaba 30 kilómetros para ir a la tienda a comprar comida desde nuestra casa está en medio de las montañas. En el día pastoreaba ovejas y vacas. La vida ha sido difícil para nosotros, no tuvimos amigos, ni con quien jugar. Todo está lejos”.

La ultramaratonista aseguró no se sentirse en desventaja por correr con su indumentaria; al contrario, la porta con orgullo. “Cada quien corre como es su gusto correr”, dijo Lorena, quien gusta de hacer faldas livianas para salir a competir y pinole para comer.

Laura Galván “la Gacela de la Sauceda”, ganadora de la medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, habló de las fuertes decisiones que tomó para alcanzar el sueño panamericano. Ella dejó estudios, a su novio y un trabajo en Estados Unidos para venir a prepararse a Guanajuato y competir.

Una vez en Lima, también se arriesgó: apretó el paso hasta lograr la proeza de superar un contingente y quedar en primer lugar en la prueba de los 1500 metros. Un logro que conmovió a Guanajuato y a su comunidad, La Sauceda donde hoy es una heroína.

Iliana Lomelí medallista en boliche en los Juegos Panamericanos de Lima, lleva más de 10 años de dicados al deporte, “desde los 15 años estoy en el nivel competitivo. Muchas desveladas, mucha dedicación”.

No es fácil “no se ve todo lo que hay detrás: tu vida es un factor de inspiración y no llevas una vida común. No hay fotos en fiestas ni bebiendo como toda la gente, eso no sucede en nuestras vidas. Nosotros cuidamos a diario el descanso, el sueño, la alimentación”.

Rafael Jaime Jaramillo, triatleta paralímpico, no tiene límites. Aspira a subir a una montaña lo mismo que cruzar a nado la ruta entre Esparta-Grecia. Él es el primer mexicano ultramaratonista ciego, quien supo cómo transformar su vida y llevarla al éxito deportivo.

“La discapacidad es una condición emocional, no física. Nada nos debe limitar para alcanzar nuestros sueño”.

Jesús Hernández, multimedallista en los juegos Parapanamericanos de Lima en natación, dio la bienvenida a panel con una frase inspiradora “el deporte es como la vida, puedes tener éxito, puedes fracasar, pero siempre debes continuar”.

“Chucho”, usuario de silla de ruedas, contagió con su energía a los asistentes al hablar de su propia historia: del respaldo encontrado en la familia y la emoción despertada por el deporte para lograr su realización personal y que lo llevó el podio.

Sus seuños ya están en Tokio 2020, para ello se prepara con disciplina y férrea volutad, “sé que es complicado, pero ahí estaré”.

 

 

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *